Salida 23

Sales y ves.

Tú ves.

Sales en la mañana y lo primero es una conciliación.  Hay que acomodar algunas cosas si tienes l muerte como norte de pensamientos desde hace tanto ya que ni recuerdas.

Concilias. No lo haces por afán de mejorar, sólo por afán de persistir. Porqué hay otras formas, pero no te interesan. No cuando sales y ves. No hoy. No ayer. Así que sales y concilias porqué es lo que hay. Avanzas y desprecias porque parte de esa conciliación ni siquiera la entiendes, ellos menos, es verdad. Pero notar que están tan errados te muestra como en un espejo tus propias derrotas. Aún quedan amigos te dices. Una gente que te muestre un poco de  eso que buscas. No sabes que es, pero al verlo lo encontrarás como respuesta de toda la vida de un día, de una hora, de un minuto.

Sales y buscas respuestas pues.

Odias. Lo sabes. Crees que todos odian pero no se dieron cuenta. Te odias. por eso buscas las respuestas. Por eso no las encuentras. Los sitios siempre son inadecuados. Pero aparece aquí, como gran figura una barba. y te aferras a la barba. Pero la barba crece desmesuradamente como en “El Pájaro” y te sientes que ya no sujetas la bartba, sino un trozo más y ya no es especial. La barba creciente de pronto deja de ser refugio y empieza a estrangular.

Huyes de ese sitio, sueltas la barba y corres a buscar refugio. Pero la barba te mira con ojos lastimeros desde atrás el cráneo y que te queda?

Sales.

Un último intento y aparece la mujer inesperada. Cordialidad y preocupación. ETA tarde. muy tarde. Años tarde. Necesitas tiempo. Pausa. Segundos fuera!. Tú solo y sólo tu. La cordialidad, enamorada de su maldad, sonríe tras las máscara del casual encentro para el que te han hecho andar por semanas. El tiempo es relativo… No, el tiempo no existe, y por eso pasa… Pasamos.

Y sales. Sales a implorar más tiempo.

Pero la arena ya casi se agota y las estatuas de sal no ven hacia adelante.

Las buenas ideas se van y sólo queda el mal gusto. Lo fácil. Lo común. Nadie ve más que atrás, y se conducen por un traidor convertor de sal al que el complejo no le da para más. Y Denegri dirá “convertor no existe, debe ser convertidor”, pero no te interesa.

que la palabra importante es la otra. Traidor. Como Caín, como Judas. Como tú.

Como ella. Como ellos.Como ellas.

Así que sólo sales.

Sales y ves.

Sales y te vas.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: