Sentido (Los Antihéroes)

¿?/97

Esta es un historia de diversos personajes.

Hay una familia, un niño, unos ecologistas, unos amigos.

Hay una ballena.

Todo empieza cuando la familia del niño (12 años, cabellos rubios hasta los hombros, de nombre Rick, casi un figurín de cine) llega a veranear a un balneario con los amigos ecologistas (entiéndase algo así como el greenpeace).

El figurín sale a pasear en una tarde nublada por la orilla del mar.

Melodramáticamente recuerda, a la luz del sunset, como al llegar hacía unos veinte días no le agradaba mucho el lugar.

Pero como sucede con la mayoría de los adorables niños, se olvidó de sus problemas apenas hizo amigos.

Así pues caminaba por la playa cuando de pronto distinguió un bulto en la orilla, bajo el agua.

Se acercó a curiosear, ¡que simpático!, y vio una pequeña ballena varada (suele suceder).

Él corrió con sus brillantes cabellos rubios (misma estampita de primera comunión) a la casa de los buenos vecinos y amigos ecologistas.

Eso es lo que llamo algo providencial.

Fueron a ver al animal siguiendo al héroe, digo, para diferenciar.

Luego fueron 4, y 5  y muchos más los que se congregaron.

Llegó la TV y entrevistó a los ecologistas y al prospecto de actor: Rick, amigo de los animales.

Luego, la cruzada. Tratar de devolver al cetáceo al mar. Pero no podían, pesaba mucho.

Durmieron.

Sí, hicieron campamentos en la orilla con fiesta y todo.

Al día siguiente salió la nota en los diarios de toda la bahía (la nota de la ballena, no la de la fiestecita).

Fabricaron una especie de plataforma que ubicarían bajo el cetáceo (creo que ya usé este término) para luego remolcarlo.

Lo lograron pero a medias, el bicho pesaba demasiado.

Uno de los ecologistas sostuvo esa segunda noche una entrevista con el hombre más visto de la televisión local.

Esbozó la teoría de que el animal en cuestión se había alejado mucho de la manada y se hallaba extraviado en un lugar no muy familiar.

No sabemos con certeza si se refería a la ballena o a él mismo.

Bueno, luego de muchos devaneos e intentos a alguien se le ocurrió una magnífica solución.

¡Claro! ¡fue a Rick!

La idea era ir al Instituto de Investigación Oceanográfica (todos los sitios de veraneo tienen uno) para traer unas cintas con la grabación de las voces de las ballenas.

Esto ya parece una película clase b de los yanquis, en fin, ya falta poco.

Un bote, el equipo marino, parlantes de alta frecuencia y bolsas aislantes para montar el concierto submarino.

La ballena escuchó y reaccionó, sin mayor dificultad se internó en el mar.

Todos aplaudieron.

Y aplaudieron también al héroe: Rick.

Rick, el muchacho que dio la voz de alerta.

Rick, a quien se le ocurrió la solución acertada.

Rick, el fingurín de Hollywood.

Un Happy End.

Pero…

“Hijos de puta” iba pensando la joven ballena, “primero cazan a mi madre, luego veo como los pescadores de las bolicheras asesinan a mis amigos y parientes…

“¿Para esto vivo?

“No, me digo, vamos a morir a una agradable playa tropical, y estos desgraciados primero forzándome a regresar, y luego esos estúpidos sonidos…

“Mejor voy a morir a otro lugar. Desgraciados.

“Si supiera a qué imbécil se le ocurrió la idea…”

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: