Desierto onirismo

De tan pesado el tiempo hace mi muñeca caer al costado y cada tic de las agujas se convierte en un lastre del globo que desaborda la canasta en la que firme te sujetas mientras el viento te mece a su gusto.

Y esa sensación del vacío debajo del suelo a tus pies, y que trastoca todo lo que creía firme y que veo que no es más seguro que la veleidosa rutina con la que parpadeas, me causa un sopor que duele a mis ojos abiertos a responsabilidad de ver cuando se debe.

Henchido de calor el sol abruma y díscola la nimbo se cruza en su camino mientras mi testa se balancea con el peso móvil en las cuencas y el dolor del brilloso reflejo que escapa a la nube para dar del suelo a mis ojos, y de mis ojos al sueño.

Ese vacío, ese peso, ese brillo y ese dolor por no dormir lo suficiente no son óbice suficiente como para dejar de oírte en la noche cuando llegas, como para parar de amarte cuando no estás, como para no extrañarte al otro lado en mi vereda como para no contarte las irrelevantes ocurrencias que adornan mi día.

Ahora, que voy a dormir parado bajo el sol, espero soñar entre esta alucinación desértica que son tus labios el oasis al que debo llegar.

Materialízate, aparece ante mi y juntos dormiremos una vez más.

Anuncios
  1. Deja un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: